24 de octubre de 2016

Darío Fo

¿El pueblo pide una auténtica justicia? Nosotros, en cambio, conseguimos que se conforme con una menos injusta. Los trabajadores gritan basta ya de la vergüenza de la explotación bestial, y nosotros procuraremos, sobre todo, que no se avergüencen más; pero que sigan siendo explotados. Quieren no morir en las fábricas, y nosotros les daremos alguna protección complementaria, algún premio para las viudas. Quieren ver cómo desaparecen las clases, y nosotros haremos que no haya tanta diferencia, o mejor aún, que no se note tanto. Ellos quieren la revolución, y nosotros les daremos reformas, muchas reformas, los ahogaremos en reformas. O mejor aún, los ahogaremos en promesas de reformas, porque tampoco se las daremos nunca.


Muerte accidental de un anarquista, Darío Fo