6 de septiembre de 2016

España caótica

Me han regalado un libro que es una auténtica joya: Historia Ilustrada de la Revolución Española (1870 - 1931). Se trata de una primera edición publicada en julio de 1932, que recoge un periodo convulso de la historia española. En un tono periodístico, ágil y ameno, se desgranan momentos relevantes de un pasado no tan lejano. La primera página ya me sorprende, comprende los años que van desde la coronación de Alfonso XIII (1902) hasta la dictadura (1923), y el primer capítulo se titula: España caótica.

Las calles de la Corte son un abigarrado desfile de atuendos deslumbrantes, uniformes y prendas típicas que lucen los invitados al acto de coronación de Alfonso XIII. Babuchas, kimonos, turbantes… sirven a los madrileños como excusa para hacer chistes sobre los invitados extranjeros. El populacho celebra con gran jolgorio el acontecimiento, contentándose con las migajas de los festejos palatinos. Radicales, liberales, anticlericales, moderados, monárquicos, anarquistas, caciques, aristócratas, un pueblo inculto y panderetero…

Tengo la sensación de que España siempre ha sido así: caótica. Un país mal organizado y peor gobernado, con gente campechana, pero poco cultivada.


Un siglo después, seguimos poco más o menos igual.