8 de julio de 2016

La Bestia

Con el sobrenombre de La bestia se conoce a la limusina oficial del presidente de Estados Unidos. El vehículo lleva en circulación desde 2009 y este fin de semana rodará sobre el asfalto español.

El coche pesa más de 8 toneladas, mide casi 6 metros de largo y cuesta más de un millón de dólares, es una auténtica obra de ingeniería capaz de soportar un impacto de un misil o un ataque nuclear. Sus ventanas tienen 5 pulgadas de grosor y la cabina está completamente aislada ante cualquier ataque químico. Los neumáticos RunFlat son resistentes contra pinchazos y si llegaran a estallar, las llantas de acero seguirían soportando el peso del vehículo y le permitirían circular durante 100 kilómetros. Las puertas tienen 8 pulgadas de grosor, están reforzadas y pesan igual que la puerta de un Boeing 757. 


Como puntos negativos, La Bestia tiene un problema de eficiencia: consume 4 litros a los 100 kilómetros y no supera los 100 km. a la hora. Pese a su enorme sofisticación, sufrió un bochornoso percance: se quedó atascado a la salida de la embajada estadounidense durante una visita de Obama a Dublín, en 2011.