22 de junio de 2016

Europa naufraga en el Mediterráneo

Según ACNUR, desde 2014 más de 10.000 migrantes han perdido la vida en el Mediterráneo intentando llegar a Europa. Estas muertes y los refugiados agolpados en improvisados campos en Grecia ofrecen una imagen bien distinta a las estadísticas o los números de acogida. La imagen de una Europa desbordada por la llegada de los refugiados esconde una gravísima crisis del régimen europeo. 

El miedo es un arma que siempre funciona y con él hoy se reavivan viejos fantasmas. No hay para todos. Estamos en crisis. Vienen a quitarnos el pan de la boca. Son terroristas… Así que construimos muros y colocamos concertinas que nos mantengan a salvo de los que llegan buscando un lugar en paz para vivir.

Queda en entredicho el sueño de una EU garante de los derechos humanos y las libertades y demuestra que fue inmerecido el premio Nobel de la Paz que se le concedió en 2012 por defender unos derechos que ahora mancilla con deportaciones, negaciones de asilo, vulneración de derechos…


Ningún acuerdo, ninguna amenaza evitará que aquellos que huyen de las bombas busquen una tierra mejor para sus hijos. Los cadáveres de las pateras tiñen de sangre las manos de los políticos y dan cuenta de la crisis europea. Europa naufraga en el Mediterráneo.