20 de mayo de 2016

Kabuki

El actor de Kabuki Ebizō Ichikawa XI sentado en su camerino en el Teatro Nacional de Chaillor. Foto: Louis Vuitton

El Kabuki forma parte de la cultura japonesa, es un tipo de representación teatral que se sirve de elaborados trajes y de un maquillaje particular para presentar espectaculares narraciones históricas. Surgió durante el siglo XVII y en los últimos años Ebizō Ichikawa, perteneciente a una prestigiosa dinastía de actores de Kabuki, ha reavivado el interés por estas representaciones teatrales modernizando su oficio. Ha modificado los horarios de actuaciones, pasándolas de las 16:30 horas a las 19:00, y ha llevado el Kabuki a la era digital. En Instagram, su cuenta tiene una legión de seguidores.


Uno de los elementos más fascinantes de Kabuki es el uso de cosméticos conocidos como kumadori. Los rostros se pintan de polvo blanco (oshiroi) y el maquillaje se aplica para manifestar la personalidad de un personaje. Los héroes llevan pintadas rayas de color rojo brillante, los villanos se aplican gruesos trazos color púrpura y sus cejas son azul oscuro. Es el propio actor quien se aplica los cosméticos; en el Kabuki no hay maquilladores, y esta tarea suele durar al menos dos horas. Tan importante es el kumadori que, tras una actuación especialmente significativa y para guardar recuerdo de ella, el actor presiona una hoja de papel sobre su cara para recoger la huella de su maquillaje y conservarlo como recuerdo.