29 de marzo de 2016

Siempre en peligro

Un grupo de hacktivistas logra acceder al sistema informático de una planta potabilizadora de agua en Reino Unido. Cambiaron los niveles de sustancias químicas utilizadas para tratar el agua de boca y tuvieron acceso a los registros personales y financieros de más de 2 millones y medio de consumidores.

En la planta lograron identificar y anular los cambios, el impacto a los clientes fue mínimo y, por suerte, no hay afectados. Pero este ataque evidencia con qué facilidad puede ponerse en peligro la vida de miles de personas.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

¡Pues anda que si llegan a manipular los niveles de química de una planta cervecera!.