16 de febrero de 2016

Qué nos pasa

En el Campo de la Ribera, zona de La Quinta, en la provincia de Córdoba (Argentina), un futbolista fue expulsado del terreno de juego por golpear a un rival. Acto seguido, El Pelado, mote con el que se conoce al jugador, rebuscó en su mochila, sacó un revólver, regresó al campo y disparó contra César Flores, el árbitro del partido, en cabeza, cuello y pecho. También hirió en el pecho a uno de los jugadores del equipo contrario, Walter Zárate, que, aunque en estado grave, se recupera en el hospital.

El Pelado huyó y todavía no ha sido encontrado por la policía.

El fútbol se está convirtiendo en un deporte donde la violencia tiene un papel cada vez más relevante. En Argentina, por ejemplo, ya se han producido tres asesinatos en los últimos meses.