8 de febrero de 2016

La historia se repite

El siglo XX tuvo un comienzo convulso en España. Entre 1900 y 1923 hubo 33 mandatos de Jefe de Gobierno, que desempeñaron 16 presidentes en fechas diferentes. La duración media de estos mandatos fue de ocho meses y los gobiernos más largos no llegaron a tres años: Antonio Maura (1907-1909), José Canalejas, desde 1910 hasta su asesinato en 1912, y Eduardo Dato, desde 1913 a 1915.

Entre el final del siglo XIX y principios del XX fueron asesinados cuatro presidentes de gobierno: Prim (1870), Cánovas del Castillo (1879), Canalejas (1912) y Dato (1921). Con posterioridad, en 1973, se produjo el asesinato de Carrero Blanco.

A la inestabilidad general de aquellos tiempos había que añadir la división interna dentro de cada partido, debido a la lucha por el liderazgo, algo que, según aseguran los historiadores, provocó una crisis política permanente.