10 de febrero de 2016

A Europa se le ve el plumero

Primero fue la crisis económica, el estrangulamiento a los países del sur. Ahora son los refugiados. Europa se retrata en cada gesto, imponiendo restricciones, cerrando puertas, discriminando… El sueño europeo cada día se asemeja más a una pesadilla que nos aleja del proyecto inicial.

Confiscar los bienes de valor y el dinero a los refugiados para sufragar sus gastos, recortes en las ayudas, abandono a las personas más desfavorecidas, endurecimiento de medidas económicas, violación de los derechos humanos, campos de internamiento, destrucción de los estados de bienestar, xenofobia, construcción de murallas que nos protejan, cadáveres flotando en un mar de despiadada incomprensión, falta de solidaridad, de voluntad política por arreglar las cosas…

Un fantasma recorre Europa y no es el del comunismo ni el de la libertad, es el fantasma de un sueño fracasado.