28 de enero de 2016

Saber vivir

Se estima que un escaso 5 % de personas saben vivir en el sentido de que son quienes controlan su propia vida, al menos en unos niveles aceptables, y que su tono mental, su diálogo interno es casi siempre de un optimismo realista, de ilusión y de esperanza. El 95 % de los seres humanos (puede parecer una barbaridad, pero es cierto) no sabe vivir, en buena medida es controlado por las circunstancias y navega a la deriva en este tempestuoso y difícil mar de la vida.


En líneas generales, un alto nivel de autoestima, optimismo y capacidad para vivir el presente en plenitud es la nota característica que marca las diferencias entre ese 5 % aproximado de individuos que se siente a gusto en su propia piel, es eficaz, y experimenta el gozo, la alegría y la felicidad en sus vidas. Pero no olvidemos que en todos ellos aparece como denominador común que tuvieron que enfrentar y afrontar incontables dificultades y que la vida fue para ellos cualquier cosa menos un camino de rosas. Todos supieron desarrollar por sus propios medios habilidades y destrezas contra el derrotismo y el desánimo. Allí donde otros abandonaron, ellos siguieron con voluntad inquebrantable y optimismo sin límites, pero realista.