13 de enero de 2016

Hacienda deberíamos ser todos

Dolores Ripoll Martínez de Bedoya
Tras años de machacona insistencia, los españoles fuimos asumiendo que Hacienda éramos todos, que había que pagar impuestos, que defraudar, además de estar sancionado por la ley, era incívico e insolidario, pues todos debíamos arrimar el hombro para sacar el país adelante.
Ahora una letrada del Tribunal Supremo, Dolores Ripoll Martínez de Bedoya, nos sale con que eso de «Hacienda somos todos» es solo un eslogan publicitario. Y lo dice en su alegato por el archivo de la acusación de la infanta Cristina. Recordemos que Cristina de Borbón está encausada por dos supuestos delitos contra la Hacienda pública.
Según el informe El avance del fraude en España durante la crisis, más de 253 000 millones de euros, un cuarto de la riqueza nacional, escapan al control de las autoridades fiscales. Esto significa que «Hacienda deberíamos ser todos». Los españoles soportamos con estoicismo esta flagrante desigualdad en el cumplimiento de los deberes contributivos, cuando deberíamos exigir mayor control y rigor en la aplicación de la ley.