29 de diciembre de 2015

La patochada democrática

David Vitali era hasta el 27 de diciembre un miembro más de la CUP, un partido minoritario que tiene en sus manos el futuro de Cataluña. Su voto hubiera sido decisivo para entronizar a Artur Mas como president de la Generalitat o para condenarle al ostracismo y hacer que se convoquen nuevas elecciones, pero no acudió a votar. Y se produjo un empate entre simpatizantes y detractores de Mas.
¿Cómo es posible tal empate? En una ocasión crucial para el destino de Cataluña, y también el de España, ¿no procedía un desempate?
Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP en las elecciones al Parlamento de Cataluña de 2015, parco en explicaciones, manifestó que la decisión final se tomará a puerta cerrada, que será el Consejo Político y de Grupo de Acción Parlamentaria de la CUP quien dé su veredicto. Lo cual convierte en una patochada ese paripé de votar democráticamente y obrar en consecuencia con los resultados.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Las grandezas y miserias de la democracia....