11 de diciembre de 2015

Escaños en blanco

¿Harto de campañas electorales? ¿Harto de políticos? ¿Harto de todo? Escaños en blanco es su partido. Un partido formado por ciudadanos anónimos, que apenas tienen visibilidad en los medios, que no invierten mucho en darse a conocer, pero que han logrado 97 000 votos en las generales de 2011 y 115 000 en las europeas.
Miguel Colomo, representante del partido Escaños en Blanco en estas elecciones generales, dice que existen por necesidad ciudadana: «Para que los partidos no saquen tajada del voto blanco, el voto nulo y la abstención». Votando nulo o votando en blanco no se consigue nada, pero al votar a Escaños en Blanco el voto tiene el mismo valor que el voto dado a cualquier otro partido, con la peculiaridad de que nadie asume el cargo para el que ha sido elegido. De esta forma queda patente y visible el descontento con la política que mucha gente siente y que carece de un reflejo proporcional en las instituciones.
Cuando los partidos no generan confianza y los políticos dejan de conectar con las necesidades de los ciudadanos, la gente no acude a votar o da poder a todo tipo de partidos. Esto empobrece la democracia. Por eso es importante disponer de una fórmula para materializar el descontento.
Los simpatizantes y militantes de Escaños en Blanco pagan una cuota de 60 euros, que puede reducirse si el afiliado tiene dificultades económicas.