3 de noviembre de 2015

La escasa efectividad del SEPE

La efectividad del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en la intermediación laboral está en entredicho desde hace años, resulta cara y a un buen número de parados no les ofrece ofertas de empleo ni propuestas de cursos profesionales con los cuales mejorar su cualificación y aumentar sus posibilidades de obtener un puesto laboral.
El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) gasta una media de 14 000 euros en colocar a un demandante de empleo, según un informe de Asempleo, asociación que engloba a las empresas de trabajo temporal. La cifra resulta de dividir el coste de las actividades de colocación entre el número de personas colocadas.
Con los datos que ofrece Randstad, unas 281 000 personas, el 2 % de los asalariados, obtuvieron un contrato gracias a la intermediación de una oficina pública de empleo durante 2014. Por otro lado, las empresas privadas de colocación intermediaron en la colocación de 391 900 personas. Las oficinas públicas de empleo, además de colocar parados, tramitan las ayudas y subsidios al desempleo y otro tipo de expedientes. A la vista de los resultados, el SEPE parece más centrado en prestaciones y en cuestiones administrativas que en buscar empleo.