20 de noviembre de 2015

Estamos en guerra

Estamos en guerra. La frase asusta, más cuando la escuchamos en boca de jefes de gobierno, personas con capacidad para ordenar ataques y estrategias de defensa.
Francia está en guerra, se ha sentido atacada y bombardea posiciones yihadistas en Siria. Estados Unidos y Rusia también han llevado a cabo operaciones de castigo en Siria y en otros países.
Estamos en guerra. Esto significa que habrá daños colaterales, víctimas inocentes a las que una bala o un misil les cambiará la vida, o se la robará sin más.
Estamos en guerra. Se desborda el patriotismo, el dolor, la indignación, el ansia de justicia o de venganza. Pero, de momento, el terrorismo gana terreno, extiende sus tentáculos. Desde 2001 estamos en guerra contra el terrorismo y no podemos contabilizar avances sustanciales. La cifra de muertos es pavorosa.
Si estamos en guerra, habrá que cambiar de estrategia, porque las armas están siendo ineficaces y el mundo es más inseguro.