23 de noviembre de 2015

Crece la cerrazón


Viktor Orban, primer ministro húngaro, ha manifestado: «Está claro que no se acepta, pero el hecho es que todos los terroristas son básicamente inmigrantes. La cuestión es cuándo llegaron a la Unión Europea», y acusa a los líderes de la Unión Europea de no querer ver la relación entre la inmigración ilegal y el aumento del terrorismo.
Hungría es, desde el principio de la crisis de los emigrantes, el país que más se ha opuesto a la acogida promovida por otros líderes europeos. Se rechazó duramente a los refugiados que pretendían atravesar el país de camino hacia Alemania y se ha levantado una valla para impedir el flujo migratorio. Esta decisión obligó a las masas de inmigrantes a tomar otras direcciones y encaminarse hacia Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria. Naciones que pronto se vieron desbordadas por la cantidad de refugiados que llegaron en un breve espacio de tiempo.
La semana pasada, el parlamento de Hungría aprobó, por 141 votos a favor y 41 en contra, la decisión de Víctor Orbán de recurrir ante la justicia las cuotas asignadas a Hungría por la Unión Europea en el reparto de refugiados. El Tribunal de Justicia de la UE, a principio de diciembre, decidirá si admite el recurso húngaro. Según el recurso, las cuotas de reparto no respetan el principio de subsidiariedad de la UE no y permite que los parlamentos nacionales expresen su opinión. Orban aseveró un día antes ante el órgano legislativo de su país que «mientras su gobierno respire, no habrá cuotas» y no se acogerá a ningún refugiado.
El 15 de septiembre, el Parlamento húngaro aprobó una ley por la cual el Ejército podrá realizar operativos militares para asegurar la frontera, además tiene autorizado el uso de bastones, gas lacrimógeno y balas de goma contra los migrantes o refugiados que intenten entrar a su territorio. Se prevén penas de hasta tres años de cárcel por cruzar de forma ilegal la frontera y de hasta cinco años si se realiza armado o dañando las vallas construidas para frenar la entrada de migrantes.