7 de octubre de 2015

Escarnio



Se llamaba Haci Lokman Birlik. Tenía 24 años. Fue capturado vivo y rematado tras un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad kurdas en la localidad de Sirnak. Su cuerpo fue atado al parachoques de un vehículo policial y arrastrado por las calles de la ciudad kurda, donde se registran violentos combates desde hace varias semanas. Así lo denuncia el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), una formación pro kurda.
Haci Lokman Birlik era cuñado de un diputado del HDP y militaba en las filas del Movimiento de la Juventud Patriótica y Revolucionaria (YDG-H), la guerrilla urbana del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), indicó el HDP.
Era un «terrorista armado que atacó a las fuerzas de seguridad con un lanzacohetes, pero eso no justifica de ninguna manera el tratamiento» que recibió su cadáver, declaraba después el primer ministro turco Ahmet Davutoglu, que ha anunciado la apertura de una investigación.