9 de septiembre de 2015

Nulidad exprés

La nulidad del matrimonio eclesiástico será un trámite breve y gratuito en el caso de que ambos cónyuges estén de acuerdo y las condiciones para ello sean evidentes, el obispo de la diócesis de pertenencia de la pareja o de donde se casaron se encargará de juzgar el caso. Hasta ahora el precio de la nulidad podía superar los 1 000 euros y prolongarse durante años, pero tras la reforma que ha aprobado el papa Francisco, los católicos divorciados podrán volver a casarse por la Iglesia mediante un proceso rápido y sin coste. Conviene recordar que la nulidad es un trámite eclesiástico y diferente al divorcio, que se interpone ante los Juzgados Civiles.
Los procesos ordinarios de nulidad serán estudiados por un tribunal formado por tres jueces, cuyo presidente debe ser un religioso, los otros dos miembros pueden ser laicos. El plazo para la primera audiencia, que puede ser también la última si las dos partes están de acuerdo, será de treinta días desde el momento en el que se presente la petición y se podrán requerir otros 15 días más en el caso de que falte algún documento.
El papa desea que “se garantice que el procedimiento sea gratuito”, para ello las diócesis tendrán que hacerse cargo de los gastos y pueden aceptar donativos, si bien el procedimiento para los cónyuges debe ser gratuito.
Lo que Dios ha unido, ya puede separarlo el hombre.