5 de agosto de 2015

Ser expresidente en España

Todos los presidentes españoles de la democracia han podido elegir al dejar el cargo entre cobrar el sueldo vitalicio que fija el Estado, de 80.000 euros anuales, u ocupar un puesto en el Consejo de Estado.
En el Real Decreto 405/1992 del 24 de abril se establece el Estatuto de los expresidentes del Gobierno y tanto a Rodríguez Zapatero, como a Adolfo Suárez (1932-2014), Leopoldo Calvo Sotelo (1926-2008), Felipe González y José María Aznar, les corresponde un sueldo vitalicio que en estos momentos según lo fijado en los Presupuestos Generales del Estado es de 79.336 euros.
Además del salario, el Real Decreto establece en su artículo 3 que los expresidentes tendrán derecho a contar con dos funcionarios (un asistente personal y un secretario), con una dotación para gastos de oficina «atenciones de carácter social y, en su caso, alquiler de inmuebles…», un automóvil con chófer y escolta y seguridad. Por si lo anterior fuera poco, el artículo 5 establece que tendrán pase libre «en el transporte aéreo, marítimo y terrestre».
José Luis Rodríguez Zapatero, José María Aznar, Felipe González