24 de agosto de 2015

Otra joya destruida

Milicianos del Estado Islámico han volado el templo de Baalshamin, ubicado en la antigua ciudad de Palmira (Siria), según información difundida por el máximo responsable de la Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria, Maamoun Abdulkarim. Esta noticia llega pocos días después de saberse que el arqueólogo encargado de la ciudad había sido ejecutado, el grupo lo decapitó y colgaron su cuerpo de un poste antes de mutilarlo.
El templo de Baalshamin, dedicado al dios del cielo fenicio, comenzó a construirse el año 17 y fue embellecido por el emperador romano Adriano el año 130.
El EI ha destruido tesoros arqueológicos allí por donde ha pasado, pues considera idólatras las obras preislámicas, en especial las estatuas. En Irak devastaron con buldóceres, picos y explosivos el emplazamiento arqueológico de Nimrud, joya del imperio asirio fundada el siglo XIII. También arrasaron Hatra, una ciudad del periodo romano de 2 000 años de antigüedad y el museo de Mosul, en el norte de Irak. Según datos de la ONU, más de 300 emplazamientos históricos sirios han sido dañados, destruidos o saqueados durante el conflicto, que empezó hace más de cuatro años.