28 de julio de 2015

Dos versiones de la misma realidad

Mientras en España, Pablo Casado, del PP, decía sobre la crisis griega: «los griegos se han metido los ahorros en el colchón desatando una ola de atracos y violencia inusitada». Y, de paso, el vicesecretario de Comunicación del PP aprovechaba para atacar a Podemos por su sintonía con Alexis Tsipras y su partido Syriza.
En Reino Unido, el diario The Guardian publicaba el testimonio de un turista británico (Kris) que acababa de volver de Grecia: «Sería fácil pensar que no pasaba nada… había algunas colas en los cajeros, pero no más que en el centro de Londres un fin de semana. No hay racionamiento ni desabastecimiento. La única excepción fue la noche de las manifestaciones por el y el no … Estaba maravillado de que tuvieran lugar a menos de un kilómetro una de otra y no hubiese problemas. Desde la terraza de nuestro hotel, era como escuchar la democracia en estéreo… volvería allí ahora mismo».