21 de abril de 2015

La psicología no lo arregla todo

En los últimos tiempos, da la sensación de que la Psicología lo arregla todo. Existe una terapia específica para cada situación compleja que nos desasosiega, un manual, una teoría. El obeso, el parado, el estudiante, el divorciado, el que padece estrés, el que tiene miedo a la oscuridad… encontrarán solución a sus males.
Se produce un accidente, una catástrofe y enseguida llega uno o varios equipos de psicólogos para acompañar a las víctimas, no sea que la gente se desespere, tenga un conato de rabia o se altere. Las emociones deben neutralizarse cuanto antes. La sociedad debe ser feliz por decreto.
Quizá lo que necesitas es afecto, alguien que te escuche con empatía, que se te permita ser tú mismo y no una oveja más del rebaño, que te dejen en paz. Quizá te resulte más beneficioso (y más barato) tomarte una cerveza con un amigo, explicarle tu vida y recibir una palmada en la espalda. La pega está en que vivimos en una sociedad tan deshumanizada que no mantenemos lazos estrechos de amistad con nadie, en que nos han impuesto un nivel de rendimiento que excede nuestras posibilidades, en que el ritmo ajetreado que llevamos es incompatible con la cordura.
Qué triste es tener que recurrir a un profesional que nos refuerce emocionalmente porque no hay nadie más en nuestro entorno que esté dispuesto a hacerlo.
 

1 comentario:

Toy folloso dijo...

A veces la familia o los amigos, todavía nos rallan más....