12 de marzo de 2015

La insoportable desigualdad

La valla de Melilla separa dos mundos y marca la barrera de una insoportable desigualdad. Personas inmigrantes se juegan la vida por llegar a un mundo supuestamente mejor, pero escandalosamente indiferente.
La desigualdad viene marcada por la etnia a la que se pertenece, por el género, por la edad, por la religión que se profesa, por el dinero que se posee… Esta desigualdad impone diferentes oportunidades en la vida. Esta desigualdad deja de lado la protección de los derechos humanos.
Los seres humanos formamos una única sociedad y la desigualdad es uno de nuestros principales problemas: la mala distribución del poder y de los recursos, también de la capacidad de elegir y de tener oportunidades.
Durante los próximos meses se concretará la agenda de desarrollo post 2015 en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Será otra ocasión perdida?