5 de febrero de 2015

Lo que nos trae la reforma penal

Gracias a la reforma del Código Penal, que incluye un concepto de terrorismo ambiguo, actos que hasta ahora carecían de relevancia penal serán castigados con severidad. El Código Penal contempla como delitos terroristas los “desórdenes públicos” si con ellos se pretende “obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo” o “alterar gravemente la paz pública”. Con estos cambios penales será un hecho la detención policial por cinco días o la interceptación de las comunicaciones sin autorización judicial previa. También se traslada la instrucción y el juicio de los delitos considerados terrorismo a la Audiencia Nacional.
Los participantes en protestas que, por ejemplo, intenten impedir un festejo taurino porque defienden los derechos de los animales, podrán ser investigados y detenidos por unidades policiales antiterroristas, sus comunicaciones intervenidas sin autorización judicial previa y su arresto transcurrirá en régimen de incomunicación, durante un tiempo máximo de cinco días.
Entre la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y el nuevo artículo 573 del Código Penal, los españoles nos quedamos maniatados.