3 de febrero de 2015

A los croatas más pobres se les perdonan las deudas

Desde ayer, 2 de febrero, los ciudadanos más pobres de Croacia podrán tramitar una solicitud para que se les perdonen sus deudas. El Gobierno decide con esta medida aliviar la dramática situación en la que viven más de 317.000 croatas (más de un 7% de la población total del país), que tienen sus cuentas bancarias embargadas y no pueden hacer frente a sus deudas.
El primer ministro croata, el socialdemócrata Zoran Milanovic, ha convencido a varios bancos, empresas de telecomunicaciones y servicios, ayuntamientos y a la Hacienda pública para que cancelen las deudas de estas personas.
Para beneficiarse de esta medida deben cumplirse una serie de requisitos, entre ellos, que la deuda contraída no supere las 35.000 kunas (unos 4.500 euros). De momento, pueden solicitar esta ayuda las personas que dependen de un subsidio estatal para sobrevivir, aunque desde abril, podrán sumarse quienes tengan unos ingresos inferiores a 1.250 kunas (algo más de 160 euros), o a 2.500 kunas (unos 325 euros) por unidad familiar.
Croacia ha perdido el 12% de su PIB desde 2008, su tasa de desempleo se acerca al 20%, y llega al 40% en el caso de los jóvenes, junto con España, uno de los más altos de Europa.
Este plan de choque contra la pobreza está siendo muy criticado. Algunos analistas opinan que es un ejemplo clásico de populismo, oportunismo electoral previo a las elecciones parlamentarias de este año.
Sería muy triste que Milanovic solo pensase en ganar votos, mientras el pueblo croata solo piensa en comer y en vivir dignamente.