28 de enero de 2015

Sanidad pública

Cada año escuchamos la misma canción, en cuanto llegan las denuncias con imágenes de las salas de urgencias hospitalarias abarrotadas, con los pasillos atestados de camillas con pacientes aparcados, la respuesta oficial es: “Se trata de una situación puntual debido a la epidemia de gripe, pero la atención está garantizada”. (Si anualmente ocurre lo mismo, la epidemia de gripe ya tendría que contar con un plan de choque previo a su aparición, ¿no?)
El informe de la Defensora del Pueblo que se ha hecho público recientemente descarta estas excusas y manifiesta que “la saturación de estos servicios es en muchos casos estructural, no puntual”, señalando causas como la falta de camas libres en el centro sanitario y de plantilla médica, que suele cubrirse con los médicos internos residentes. Además, el informe resalta un punto: “las situaciones de saturación en esas áreas incrementan el riesgo de error humano”, algo comprensible y preocupante.
Los colapsos en urgencias se deben a la mala gestión a la hora de trasladar a los ingresados a las plantas del hospital, cosa que impide que quede espacio libre para nuevos pacientes. Entonces las salas y los pasillos de urgencias se llenan de sillas de ruedas, camillas, gente y personal sanitario que va y viene agobiado por el panorama. La denuncia de los trabajadores del hospital La Paz (Madrid) da idea del problema al atender urgencias en el centro: de media, hay 22 camas para 45 enfermos.
La exclusión sanitaria de los inmigrantes sin papeles también preocupa a la Defensora. Se pretende cobrar por curarles y esta limitación provoca que el paciente retrase en lo posible la visita al médico, lo que conlleva que la patología que sufre se encuentre ya en un estado avanzado. Triste es el caso de Jeanneth, a la que un hospital de Toledo le envió una carta de cobro después de haber fallecido en urgencias.
Pese a todas las deficiencias detectadas, el Gobierno se empeña en asegurar que la clave de la sanidad española es ser “universal, gratuita y de calidad”.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

La Seguridad Social, ese logro de la dictadura, desbaratado por la democracia....