25 de enero de 2015

Relax obligado


Días de descanso obligado. El sofá como mundo. La ventana por horizonte. Un parón en la vida. Los proyectos interrumpidos o pospuestos. Tiempo para leer, para escribir, para recibir cariño. El consuelo de que podía haber sido peor, de que mi rodilla se curará en unas cuantas semanas.