23 de diciembre de 2014

Hielo


Se acaba el año, pero la pesadilla continúa. Sigue el peregrinar de almas dolientes al contenedor de basura, el hielo en los bolsillos y en los corazones. Pero el Gobierno está tranquilo, feliz. Estos años de crisis son el pasado. Mariano Rajoy, y su camarilla, intentan obviar la realidad, aunque ya no engañan a nadie. Han abortado el futuro del país al cercenar sus pilares básicos. Cada “reforma” es una merma social y una apuesta por una España de miserias.
El gobierno de Rajoy, es un dato que no conviene olvidar, inició su mandato con la deuda pública en el 68,5% y a día de hoy roza el 100%.  Un ritmo de aumento descomunal y sin precedentes. El Financial Times hablaba el año pasado de un “venenoso fondo de reptiles” en la España del Partido Popular. Pues eso es lo que tenemos.