18 de noviembre de 2014

Vivir sin parabólica

Estoy triste, muy apenada por la noticia: José Antonio Monago no tiene parabólica. ¿Cómo se puede vivir sin parabólica? ¿Qué país es este? Tener parabólica debería ser un derecho reconocido en la Constitución.
Monago no tiene parabólica, es el presidente autonómico que menos cobra, vive en su casa, nació en una familia humilde y tuvo que ganarse el pan ejerciendo de bombero. Con semejante drama personal, Dickens hubiera escrito un novelón.
Ahora en serio. Lo de menos es que Monago haya viajado a Canarias, 10, 20 o 100 veces. Lo sangrante es que no exista ningún tipo de control para los viajes que realizan diputados y senadores pagados con el dinero de todos.
Lo inaceptable es que un político, presidente autonómico por más señas, se presente llorando ante la opinión pública y ejerciendo de víctima cuando se le piden explicaciones. Si no hay nada que ocultar, se aportan las pruebas que avalen una actuación intachable. Pero no se dan veinte versiones de la misma historia porque esta actuación despierta recelo.