1 de octubre de 2014

Solomon Asch

En enero de 1933, Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania, iniciándose entonces una de las etapas más crueles y terribles de la historia reciente. Millares de alemanes apoyaban a Hitler de forma incondicional, con sumisión y fe ciega. Solomon Asch, psicólogo judío, no estaba de acuerdo con el ideario nazi y huyó a Estados Unidos atormentado por una idea: necesitaba encontrar una respuesta, una explicación lógica que aclarase qué les sucedía a sus compatriotas. El pueblo alemán, culto y racional, enaltecía a un hombre que proponía el exterminio total de una raza humana.
Sus colegas explicaban este fenómeno tratándolo como una sugestión colectiva, pero Salomon Asch no compartía esta teoría. Leía en la prensa noticias sobre el fascismo en las que se comentaba cómo las masas quedaban magnetizadas por el discurso de Hitler. El psicólogo no aceptaba estos argumentos para explicar el auge y la influencia hitleriana, para él no podía ser algo tan sencillo, un solo hombre no podía embaucar a millones de personas y neutralizarlas.
Solomon Asch se había formado es la escuela Gestalt y pensaba que el problema radicaba en la percepción. Igual que ocurría con las imágenes superpuestas del test, que un individuo identifica rápidamente con un objeto porque proyecta una imagen preconcebida, mientras le resulta difícil descubrir el negativo del otro que está en la misma imagen. El pueblo alemán, imbuido desde hacía tiempo por ideas antisemitas y nacionalistas, descubría en Hitler a un hombre que vivía sus mismas circunstancias negativas: la durísima situación económica tras la derrota en la guerra. Hitler encarnaba un sentimiento negativo que ya existía en ellos, la sugestión había hecho el resto. Pero se daba el caso de que individuos que reflexionaron sobre el fenómeno que se estaba desarrollando en el país, podían apreciar nítidamente la situación y resistían a las presiones. Es decir, permanecían inmunes a la sugestionabilidad.
A mitad de la década de los cuarenta, Asch realizaba estudios sobre percepción, discernimiento e influencia en la universidad norteamericana.