14 de octubre de 2014

La raíz del diablo

La Raíz del diablo, también llamada Raíz del Traidor (Alkanna tinctoria), se utilizó en siglos pasados por su poder, atribuido, de convertir los líquidos en sangre. Era usada para curar heridas de guerra, quemaduras, para combatir las grietas de las manos y, en general, para sanar cualquier afección de la piel.
La Inquisición prohibió su empleo al considerar como un acto de brujería que algo cambiase el color de cualquier líquido para darle el de la sangre.
En la actualidad se ha recuperado la utilización de la Raíz del Diablo y es un componente primordial en champús, cremas y lociones. Mateo Carrasco, especialista en plantas medicinales, se encarga de fomentar y difundir las propiedades de esta planta.