3 de septiembre de 2014

La guerra es democrática


La guerra es democrática, mata sin hacer distingos ni de clase social, ni de sexo, ni de edad, ni de actividad, ni de forma de pensar, incluso sin hacer distinciones de bando. Mueren los pobres, los pecadores, los militares, los civiles, los imparciales, los que buscan matar y los que solo desean sobrevivir. Pero lo más dramático de la guerra es que todos pierden, incluso los que ganan.