15 de septiembre de 2014

Horrores de la I Guerra Mundial

Este año, y durante los actos del centenario de la Primera Guerra Mundial, el mayor conflicto armado conocido hasta entonces en la historia, sabemos las dramáticas cifras de un horror que se prolongó durante cuatro años en Europa.
Coste económico: 208.000 millones de dólares de su tiempo. Durante los siguientes años, la depresión económica afectó a todos los países implicados, excepto Estados Unidos. Alemania sufrió especialmente el desempleo y una superinflación devastadora. Una barra de pan llegó a costar 428.000 millones de marcos.
Fallecieron 9,4 millones de personas (alrededor de 6.000 muertos diarios). El número de mutilados militares ascendió a 15 millones de personas. En Alemania, unos 2,7 millones de soldados regresaron con alguna discapacidad. Unos 800.000 recibieron una pensión de invalidez total. Cerca de 639.000 soldados y oficiales británicos aun recibían pensión de invalidez en los años treinta. De ellos, 65.000 sufrieron problemas mentales.
Genocidio: los turcos causaron la muerte de entre 800.000 y 1,4 millones de armenios, lo que se considera uno de los mayores genocidios de la historia.
Gripe española: millones de personas (una cifra que no se conoce con exactitud) de todos los bandos murieron por culpa de la influenza, mal llamada gripe española.
Desplazados: en los Balcanes y en Anatolia se produjo el desplazamiento de 1,2 millones de griegos y de 500.000 turcos.
Fronteras: el cambio de los límites territoriales dejó a 9,5 millones de germanoparlantes viviendo fuera de sus fronteras naturales.
En un documental propagandístico británico producido para la Primera Guerra Mundial, se decía lo siguiente: “No importa a qué precio: hay que ganar esta guerra”.