20 de junio de 2014

Podemos

PODEMOS no son unas siglas, es un lema.
PODEMOS es un mensaje positivo, claro, fácil de entender.
PODEMOS es una invitación a cambiar las cosas que no nos gustan.
PODEMOS son caras nuevas, ideas renovadoras, un proyecto ilusionante.
PODEMOS es un revulsivo social, un punto y aparte.
PODEMOS es el espejo en el que se mira una sociedad aborrecida, cansada, exprimida hasta la última gota de sangre.
PODEMOS es un propósito que nos incluye a todos.
PODEMOS son unos políticos diferentes, con unas formas de hacer distintas.
PODEMOS aboga por la transparencia, por emprender un nuevo rumbo, por trabajar con ahínco para salir del atolladero en el que nos han metido banqueros y políticos.
PODEMOS habla de personas, sus proyectos se dirigen a la sociedad.
PODEMOS transmite energía, fuerza, ganas de hacer.
PODEMOS intenta convencernos de que somos un elefante atado a un palito.
No somos esclavos del poder político ni del financiero. Somos ciudadanos libres, capaces, inteligentes. Estamos muertos de miedo, pero el miedo que sentimos nos lo inoculan. Nos dicen que si no aceptamos las condiciones laborales que nos exigen, perderemos el empleo. Que si no pagamos la deuda que no hemos contraído nosotros, nos arruinaremos. Que si no cedemos a todas sus demandas, la situación se volverá todavía peor. Nos han enseñado las fauces del lobo y estamos temblando. Es lo que el poder buscaba: un rebaño asustado. Los mismos que nos han colocado en el despeñadero, pretenden salvarnos. Los conocemos, por eso nos inspiran desconfianza. Estamos desesperados, la noche está resultando muy larga. Por eso tantas personas han visto en PODEMOS la luz de una estrella. La única que brilla en el cielo de la crisis.