21 de mayo de 2014

Hace ya tanto...

En 1996 se publicaba por primera vez uno de mis relatos eróticos en una revista underground de Barcelona. En 2001, una empresa de pornografía incluyó varios relatos en su página web para adultos, iban ilustrados con imágenes explícitas de sexo. Luego los cuentos se publicaron en México, también en varios portales dedicados a este género literario. En 2012, Sabara Editorial convertía en libro digital la recopilación de todos los relatos (Cuentos para leer con una sola mano) y la semana pasada, la revista Interviú publicaba en el artículo: “Escribir hasta el orgasmo” una entrevista en la que cuatro escritoras opinábamos sobre la polvareda que ha desencadenado la edición de 50 sombras de Grey y lo que ha significado para la pornografía escrita por mujeres. Un largo recorrido para una obra que empezó como un juego, puro divertimento; que se publicó por azar, porque un amigo le enseñó un cuento a su jefe y editor sin que yo lo supiera; que puede encontrarse en la tienda erótica Enigma de Zaragoza y que ya ha llegado a un número considerable de público.