12 de mayo de 2014

Alain Ducasse


Raviolis de cigalas, por Alain Ducasse, Fotografía: Pierre Monetta.
 

“Yo crecí en un pequeño pueblo en el suroeste de Francia, en el campo, entre Burdeos y España. La región es rica en todo lo que se pueda desear, así que la cocina es el resultado de una abundancia de ofertas de tierra y del mar. Estábamos justo en la costa atlántica para  degustar mariscos, comimos setas del bosque, de la granja obtuvimos algunas de las mejores aves de corral y ratos de juego, y por supuesto, tuvimos los grandes vinos de Burdeos.

Fue aquí, a la edad de 12 años, cuando se me ocurrió que podría convertirme en un chef, observando a mi abuela, ella era una cocinera maravillosa. Todo lo hacía muy bien, pero tenía un don especial para las verduras. Podía transformar cualquier producto del huerto en un manjar”.
Conocido por muchos como el embajador de la cocina francesa, Alain Ducasse es el chef encargado de difundir su cocina autóctona alrededor del mundo y está considerado el innovador más grande de su generación en alta cocina francesa.  El imperio Ducasse internacional incluye hoteles, escuelas de cocina y restaurantes, que se encuentran en la cima de las listas de los más reputados. Ducasse es presidente de la asociación hotelera de Francia, autor de libros de cocina y un maestro activo en la formación de jóvenes profesionales. Ahora se ha embarcado en un tour culinario, una apasionada búsqueda cultural de alimentos.

Este mes, Ducasse publica J'aime Londres, el último de una serie de manuales que reflejan las ricas gastronomías de las ciudades que le han acogido durante décadas. Cargado con fotos y anécdotas, celebra la diversidad gastronómica actual en Londres. El libro es un viaje revelador por cien locales, incluyendo pubs, bares de hamburguesas y mercados, que han robado el corazón.
J'aime Londres de Alain Ducasse, publicado por Hardie Grant.