10 de abril de 2014

TBO

En 1917 nace una revista de historietas: TBO. La publicación se hizo tan popular que en los años treinta se le dedicaron canciones en las revistas del Paralelo barcelonés. En 1955 entra a trabajar en la redacción de TBO Rosa Segura, primero lo hizo como secretaria,  luego se encargó de la sección de correo y por último acabó escribiendo algunos guiones de La familia Ulises. Ahora Rosa Segura ha publicado en Diminuta Editorial un libro titulado Ediciones TBO, ¿dígame? Es un libro lleno de anécdotas, fotos, dibujos y recuerdos de un tiempo pasado. La obra agradará a los seguidores de la publicación y sirve para divulgar el trabajo de guionistas y dibujantes míticos como Carles Bech o Marí Benejam.
El humor que salpicaba la revista TBO era blanquísimo, pese a ello no se libró de la censura, y en 1951, le impusieron una multa de 10.000 pesetas porque un personaje que aparecía en ella tenía el nombre de Blas Pérez, el mismo que uno de los ministros de Gobernación. Algo semejante le sucedió a Joaquim Muntañola cuando dibujaba su personaje Don Felipe. El gobernador civil de Barcelona se llamaba así y al enterarse de que la gente se refería a él como: “Don Felipe, el del TBO”, hubo que suprimir la historieta.
La influencia que ha tenido TBO en la sociedad española es grande. Como muestra cabe destacar que el Museu del Joguet de Figueres (Girona) expone una figura del Profesor Franz de Copenhague con uno de sus estrafalarios inventos, se trata de una máquina para cortar puros, el invento estuvo expuesto en el estand que los editores de TBO montaban en el Saló de la Infància.
La revista TBO dejó de publicarse en 1983.