17 de marzo de 2014

Un mundo real

Vivimos un momento crítico que exige movilizarse. La situación es insostenible, por más que se empeñen en hacernos creer lo contrario: el final de la crisis, el cambio de ciclo… Lo cierto es que la gente sufre muchísimo y esos avances de los que presume el Gobierno son irrelevantes. No existe un cambio de tendencia porque se han registrado 2.000 parados menos en el mes de febrero, cuando casi seis millones de españoles están parados. Esto es un insulto a los ciudadanos. Una burda patraña.
La realidad es el que hay empresarios que imponen a sus trabajadores reducciones salariales del 20%. No lo hacen porque estén perdiendo dinero, sino porque quieren ganar más. Para eso se encuentran amparados por una reforma laboral hecha a su medida, que facilita el despido y desregula el mercado laboral.