5 de marzo de 2014

Qué queda del 15-M

Vivimos algo grande. Quiso iniciarse un proceso de cambio en el que se dejaría atrás el régimen podrido que teníamos. Iban a sentarse las bases de una auténtica democracia. Se disolverían las Cortes. Se abriría un proceso constituyente. Se redactaría una nueva Constitución.
El cambio había llegado, y sería liderado por el pueblo.
No nos representan. La máscara de V de Vendetta…
Tuvieron paciencia. Les dejaron agotarse porque eran inofensivos. Porque en Sol no hubo muertos, ni quemas, ni saqueos, ni se plantó una guillotina.
Sentadas, eslóganes, caretas venecianas.
Nadie estaba preparado para lo que ha venido. Nos lo han quitado todo. Nos han dejado sin nada. Esa gente, esa buena gente llena de proyectos e ilusiones, de ganas de justicia, fue la válvula de seguridad de la olla a presión. Era el sistema perdiendo presión de forma controlada.
Mayo de 2011. Marzo de 2014. Aquellas reses van hoy camino del matadero.