11 de marzo de 2014

El neofeudalismo

El neofeudalismo social basado en las soluciones autoritarias, la religión y el miedo es lo que llega.
Los “señores feudales” acumulan riqueza y privilegios, los “siervos” carecen de derechos. Los privilegios se heredan, así como la riqueza. Los señores se perpetúan en su estatus, mientras el siervo vive sometido a las arbitrariedades del señor y cargado de obligaciones.
En la Edad Media se identificó al adversario: los judíos, las brujas, los turcos… Hoy el adversario se llama crisis, austeridad, deflación… En ambos casos hace acto de presencia la angustia colectiva, resultado del estrés permanente. Entonces el objetivo era salvar el alma, librarse se Satán. Ahora no tenemos un objetivo definido, nadie acierta a adivinar qué vendrá, aunque todos coinciden al estimar que el mundo que conocíamos ha desaparecido.
Desconocemos hacia dónde vamos y quieres nos dirigen disimulan muy mal su ignorancia y no aportan razones convincentes. Hemos llegado a la línea del horizonte, allí donde se junta el mar y el cielo, pero no sabemos qué hay detrás. Esta incertidumbre nos produce miedo, por eso los vendedores de certezas tienen el terreno abonado para que sus ideas fructifiquen.
El mundo mejor, equitativo y justo, feliz, ya ni siquiera es una utopía. Los intentos por conseguirlo han fracasado.