3 de marzo de 2014

Aniversario de la fotografía

En 1839 J. M. Daguerre propició la congelación del tiempo. Todo aquel que pudiera pagar el elevado precio del hechizo podía detener el tiempo en un instante y conservar ese tesoro único, esa imagen que permitía exhibir el mejor atuendo, las valiosas joyas, el cuidadoso peinado… Acudir a la galería del daguerrotipista era confabularse con el diablo para mirarse a sí mismo y mostrarse a los demás, perpetuándose a través de un retrato exclusivo, pues no existía matriz negativo que permitiese copias.
La identidad abstracta de la gente quedó fijada: un nombre, una imagen, una fecha. Así ha sido, y en evolución técnica constante, hasta llegar a la actualidad, al año en que la fotografía cumple 175 años.