20 de febrero de 2014

Desahucio

Verlo en la tele es una cosa, pero verlo in situ es otra muy distinta. Ha sido por casualidad. Doblo la esquina y escucho unos gritos que no identifico. Hay dos coches patrulla de la policía. Obviamente algo pasa, pero aún no sé qué es. La calle no está acordonada y nadie me impide el paso, de manera que continúo avanzando hasta que encuentro la respuesta a mi curiosidad. Un grupo de personas protesta contra un desahucio, llevan pancartas, silbatos y rabia en el cuerpo. Supongo que la persona que se queda en la calle es la mujer mayor que hay en el portal porque tiene el rostro desencajado y la mirada brumosa, parece ida, como si no estuviera viviendo este momento dramático.
Algo me tiembla por dentro. Me voy con el alma encogida, deseando, al menos, una prórroga para el desenlace.