6 de diciembre de 2013

La Constitución huele a rancio desencanto

La Constitución huele a rancio desencanto. Desde aquel 6 de diciembre de 1978 se ha ido arrugando hasta convertirse en una institución vieja, aunque eso sí, debemos recordar que al celebrar su 35 cumpleaños se convierte en la Constitución más larga de la historia de España.
La sociedad ha cambiado mucho en este tiempo, pero la Constitución permanece casi intacta desde entonces, sin adaptarse al nuevo país. Todos admitimos la necesidad de realizar algunos cambios, pero nadie se atreve a hacerlos.