27 de noviembre de 2013

Pobres de nosotros

Los datos son de Madrid, pero podrían referirse a cualquier localidad de España. Ha llegado el frío y más de 2.000 personas duermen cada noche en los túneles de la ciudad, buscan refugio en los subterráneos con andenes peatonales, en las estaciones del metro, en los cajeros de los bancos, en los puentes, en los escaparates de las tiendas… Los agentes de la Policía Municipal dicen que no han recibido ninguna orden para expulsar a estas personas de esos lugares, a no ser que supongan un riesgo para la seguridad. El número de los sin techo no deja de aumentar en los últimos años, algunos nuevos pobres pertenecían a la clase media antes de perderlo todo.
El Ayuntamiento de Madrid pone en marcha la campaña de frío desde el lunes 25 de noviembre, para ello se amplían las plazas disponibles en albergues municipales. Los voluntarios que trabajan cada noche con los sin techo creen que esta campaña no es suficiente ya que las plazas se quedan cortas, el número de personas es mayor que el registrado por el Ayuntamiento y necesitan algo más que una cama y un poco de comida. Solo se les ofrece una atención de emergencia, pero lo ideal sería crear programas que les sacasen de su situación de desamparo, de soledad, de falta de acceso a la sanidad o de inseguridad por vivir en la calle.
Las ONG denuncian la Ordenanza de Convivencia de Madrid, que criminaliza a las personas por el mero hecho de ser pobres y prevé multas de hasta 750 euros para quienes ejerzan la mendicidad a las puertas de colegios, hospitales, centros comerciales u oficinas.  También contempla sanciones de la misma cuantía a quienes ofrezcan pañuelos en los semáforos o duerman sobre bancos. Esta normativa ha sido aprobada ya por la Junta de Gobierno municipal, pero todavía no ha entrado en vigor porque está pendiente de recibir la aprobación final en el pleno del Ayuntamiento.
Tremendo.