22 de noviembre de 2013

El nuevo mercado laboral

Según un estudio realizado por Resolution Foundation y por la London School of Economics: ¿Una crisis polarizante?, el mercado laboral está cambiando rápidamente hacia un nuevo modelo en el que desaparece el estrato medio entre los trabajadores. Esto significa que pronto únicamente existirán dos niveles: la escala laboral de la alta gestión, la consultoría y el trabajo de alta cualificación, que ha crecido un 16% desde el inicio de la crisis, y una escala inferior, donde, por ejemplo, los servicios y la hostelería han aumentado un 17% durante el mismo periodo.
El informe también estudia el mercado laboral estadounidense y las conclusiones son aún más negativas, ya que la polarización es mayor que la que se produce en Reino Unido. Las industrias de Estados Unidos que ofrecen bajos salarios han aumentado en los últimos años, y cinco de los seis sectores que peores retribuciones ofrecen a sus trabajadores son los que mayor empleo ofertaron entre 2008 y 2012.
La desaparición de los puestos de trabajo intermedio ha supuesto la sobrecarga de tareas del resto de empleados, que han tenido que incrementar sus funciones sin que esto repercutiera en un aumento de su salario. La tendencia no es fruto de la crisis sino de un cambio profunda, y afecta especialmente a un sector que necesitaba estabilidad, como era la clase media. Esta tendencia es también la causa de que haya menos empleos y estén peor pagados.
En España la situación es todavía peor, porque la desaparición de los trabajos de cualificación intermedia es más elevada a causa de la desindustrialización que se da en nuestro país, como es nuestro caso. Así que estamos abocados a tener una economía de hotel”, con gestores que dirigen y organizan, en la parte de arriba, y limpiadores y camareros que se hallan en la parte baja.
La clase media desaparecerá en breve, y es el estrato que proporcionaba estabilidad social. Sus hijos serán excluidos de la universidad, que existirá únicamente para la reducida élite que pueda pagarla. Esas élites privilegiadas estarán al mando de grandes masas de empleados cuyos salarios irán en descenso y no siempre superarán el nivel de subsistencia.
Si nadie lo remedia, estos cambios traerán un nuevo orden político y social. Ya se está gestando y solo lo percibimos, pero llegará dentro de nada si no lo impedimos.