13 de noviembre de 2013

Autobiografía

¿Le das muchas vueltas antes de meterte en algo?
Antes de meterte en cualquier sitio me gusta saber por dónde voy a salir o, casi más importante, si podré salir.
¿Qué virtud elegirías para lograr cualquier objetivo?
La constancia siempre lleva a algún sitio. Todo se consigue con esfuerzo y empeño.
¿Qué hacer ante una barrera?
Saltarla.
¿Y si no se puede?
Volver a intentarlo. Si quieres pasar al otro lado, se puede.
¿Qué postura defiendes en tu blog “A mi manera”?
En mi blog defiendo mi punto de vista.
¿Lees prensa?
Es imprescindible que lo haga. Me gusta estar bien informada.
¿Las noticias en papel o en digital?
Me da igual el formato, siempre que sean veraces.
¿Qué le pides a un diario?
Cuando leo un periódico no pido las noticias de hoy, busco las de ayer pero con una cuidada documentación, contextualizadas, imparciales y que me ofrezcan una perspectiva nueva.
¿Y qué hay de la noticia al minuto, de la actualización permanente?
La prisa es nefasta. El mercado de la prensa escrita ha equivocado su objetivo al decidir que lo más importante es contarlo antes que nadie. Para ser el más rápido ya está la televisión, la radio o Internet.
¿Cómo afrontas esa celeridad competitiva al tratar en tu blog la actualidad?
Yo necesito reflexionar, documentarme, teclear… No puedo competir en velocidad con los grandes medios. Entonces, ¿qué puedo ofrecer que no ofrecen los demás? Pues lo que he ofrecido siempre: una mirada crítica, ácida, sincera.
¿Qué satisfacción te aporta ser bloguera?
Si logro que alguien se detenga a pensar un minuto, mi trabajo valdrá la pena.
¿Qué conclusiones sacas de la actualidad que vivimos?
Impera la ley de la selva y nadie está a salvo. La sociedad cambiará a la fuerza, los chavales de hoy serán unos adultos quemados, egoístas y resentidos, están viendo a su familia pasar calamidades, quedarse en la calle, perder las ilusiones. En este contexto de precariedad, las necesidades de la sociedad quedan en segundo plano, solo importan las propias.
¿Existe una solución para esto?
Quiero pensar que sí. La crisis terminará y podremos vivir sin la congoja permanente, más tranquilos y con dignidad. Aunque no sé cómo se consigue esta meta.
Últimamente se te nota indignada por la falta de acción, por la resignación de los españoles.
Sí, sueño con una revolución. Pero nadie se mueve. Hemos optado por resignarnos, por someternos, nos hemos dejado robar la dignidad sin oponer resistencia. En la calle, en los foros de Internet… la gente despotrica, estalla, deja explotar su agresividad reprimida. Se nos va la fuerza por la boca. Estamos muertos de miedo. No sabemos qué hacer.
¿Te has planteado obtener ingresos por los contenidos de tu blog?
Venderme por un plato de lentejas, aunque sean con chorizo, no me compensa si a cambio he de perder mi libertad de decir lo que quiero.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Ahí has dado en el clavo, estamos muertos de miedo....