23 de octubre de 2013

Sonría, por favor

La celebración del Día Mundial de la Sonrisa, promovido por Danone, ha logrado que volviera a fijarme en la sonrisa y en la importancia que tiene el mero acto de sonreír. No solo tranquiliza a los demás al transmitirles una actitud amigable, sino que al sonreír se incrementa nuestro bienestar emocional.
Llevamos encima la carga de unos años de tremenda crisis, caminamos por la calle con gesto hosco y tristeza en el alma. Los españoles somos un pueblo pesimista. Nos detenemos en lo más negro de cualquier asunto y obviamos las cosas positivas que nos rodean. Nos quejamos de lo que hemos perdido, de lo que nos falta, de lo que deseamos y no sabemos cómo conseguir, de que los demás tienen más que nosotros: suerte, dinero, éxito… Nos resignamos en el presente esperando que el futuro nos coloque, por arte de birlibirloque, en el lugar que nos corresponde, que haga justicia y nos vengue del infortunio actual. Así el presente se devalúa y nos amarga la existencia.
Estamos vivos, más o menos sanos, el sol brilla para todos por igual y el día que tengamos hoy dependerá en mucho de la cara con que lo afrontemos. Ríase de usted mismo y siempre encontrará un motivo para la carcajada. Sonría. No salga a la calle sin la sonrisa puesta, y si la olvidó en casa, vuelva a por ella, igual que haría de haberse dejado el móvil.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Caminamos por la calle con el gesto hosco, especialmente si hemos consultado el saldo bancario por Internet, justo acabado de levantarnos....