25 de octubre de 2013

Pueden decir misa

Según los últimos datos que hablan de la evolución del empleo y de las variaciones que se han producido en la población activa, el paro desciende en 72.800 personas este trimestre y se sitúa en 5.904.700.
La cifra sería menos mala si no supiéramos que, en un año, la cifra total de desempleados ha aumentado en 126.700. Esto significa que en los últimos doce meses se han destruido cuatro veces más de puestos de trabajo que lo que ha aumentado el paro.
El descenso de la población activa es el más acusado desde el gran batacazo de 2009, y se produce en un trimestre en el que habitualmente crece debido a la temporada turística y a la incorporación de jóvenes que acaban sus estudios al mercado laboral.
Habremos salido técnicamente de la recesión, pero siguen existiendo cifras escalofriantes: casi la mitad de los parados, más de 2,89 millones de trabajadores, perdieron su empleo hace más de un año, son parados de larga duración. ¿Hasta cuándo, señora Báñez?