3 de octubre de 2013

Lo que se nos viene encima. Capítulo 1

Inicio aquí una serie de capítulos en los que iré exponiendo mis impresiones sobre la actualidad tal y como yo la veo. Me gustaría que hubiera participación, aportación de ideas, críticas y, sobre todo, ganas de cambiar el mundo. Me niego a quedarme quieta y esperar a que el problema se resuelva por sí mismo, pero estoy sola. Cuantos más seamos, más oportunidades tendremos en el juego del poder. Así que os animo a intentarlo. Que nunca digan de nosotros que no plantamos cara al adversario, que nos rendimos antes de empezar la batalla.
Capítulo 1
En el mundo que viene, una reducida élite de mega ricos dominará al resto de la población mundial. Seremos esclavos, trabajaremos por un plato de comida que nos mantenga con vida para seguir trabajando.
El planeta tiene un espacio y unos recursos limitados, la población no para de crecer. El desajuste debe compensarse. ¿Cómo? Eliminando a los individuos que no sean productivos o rentables.
El genocidio pasivo o por omisión se está produciendo ya. La hambruna devasta África, Asia, Sudamérica y el hambre se acerca ya a la puerta de nuestras casas europeas. A los ciudadanos se les niega el pan y a los enfermos las medicinas. Quien no puede costearse la vida por su cuenta, no tiene derecho a vivir, se le deja morir.

3 comentarios:

Toy folloso dijo...

Más que genocidio, aunque sea subliminalmente inducido, yo hablaría de suicidios a gran escala (tú pones las cosas feas y yo voy a ponerlas peor).
Harto de solomillo, puedo tomar un bistec por lo de la crisis y tal, pero me ahorco antes de pisar una casquería....
Expulsado de mi mansión, vivo de alquiler y conservo mi escopeta de caza para cuando no pueda pagarlo....
Líderes sin nada que liderar.
Está ocurriendo tanto en Italia que ni es reflejado en los informativos.
La tecnología y la informática se han cargado la mayoría de puestos de trabajo. La inmigración descontrolada ha agotado incluso los más marginales nichos productivos.
Quedan unos pocos empleos ligados a la especulación, o operar directamente al margen de la ley.

¿Algo de luz al final del larguísimo túnel?.
Concienzación, destiero del ánimo de lucro, cooperativismo, asociaciones altruístas tipo AMV.
Conciezación de nuevo, mil veces.
"Tu pasividad es nuestra kondena", como reza un grafitti cuatro calles al fondo de donde me encuentro....

Toy folloso dijo...

Maldita publicidad; AMV es una aseguradora...
Plataforma de afectados por la hipoteca (PAH), quise decir.

Fran-ja dijo...

María, temo que el panorama que vas a exponer es desolador.
Seguiré con interés los capítulos y tus opiniones. Serán lo que no queremos ver, lo que preferimos no saber. Nos hemos caído de la nube y el suelo es duro y frío. Estamos ante un crac, un cambio radical. Llegó la Revolución francesa y el mundo fue otro, llegó la revolución industrial y el mundo es otro. No sabemos qué es lo que está llegando pero está ahí mismo y nos asusta, como todo lo desconocido.
Sería una buena oportunidad para rectificar errores, aunque no estamos por la labor de aprender.
No sé qué nos pasa como sociedad. Será que nos ponen algo en la comida :)y con eso nos anestesian, porque tenemos motivos para salir a la calle y prenderle fuego a la vida.
Coincido con el comentario de Toy folloso. Concienciación de la buena. Ganas de salir de esta pero unidos y solos, como pueblo, sin los políticos de hoy.