5 de septiembre de 2013

Una patraña más

La cacareada reforma de la Administración Pública es otra patraña más del Gobierno. El ahorro de la “reforma” será de 37.700 millones de euros, según sus cuentas. Pero, en realidad, será de 2.100 millones anuales o menos. Para empezar, han sumado el supuesto ahorro de cuatro años, de 2012 a 2015, y como la administración funcionará mejor, los ciudadanos nos ahorraremos 16.300 millones gracias a su mayor eficiencia. El Gobierno no ha explicado de dónde sale esta cifra, suponemos que de su prolífica imaginación. Si a la cifra inicial le restamos los recortes ya hechos y contabilizados, como los 7.600 millones de la reforma de la Administración local, que al final se ha quedado en nada por la oposición frontal de comunidades y ayuntamientos, y otros 7.400 millones de racionalización del gasto, que también se quedaría en la mitad de la mitad, y ya están hechos, ¿qué cantidad nos sale? 6.400 millones. Es decir, 2.133 millones por año.
¿Qué podemos deducir de estas cifras? Que todo va a seguir igual de mal, porque es imposible que la situación empeore. España continuará sufriendo una oligarquía política parasitaria, núcleo cancerígeno de nuestra ruina. Se mantendrán intactos el despilfarro masivo político y clientelar, los miles de empresas públicas inútiles, los 30.000 coches oficiales, los 20.000 asesores a 60.000 euros la unidad, las embajadas, los más de 8.000 ayuntamientos, el Senado y las diputaciones, las prebendas, los chollos, los chanchullos, los cientos de miles de enchufados… Qué les puedo contar que ustedes no sepan ya.